Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información AQUÍ.

Cerrar
¿Aún no eres cliente?

I+D Energía Solar - Expertos en energía solar

Conecta con nosotros en:
  1. Productos
  2. Placas Solares Térmicas
  3. Preguntas Frecuentes

RESUELVE TUS DUDAS

  • ¿Qué es la energía solar térmica?
  • ¿Para qué sirve la energía solar térmica?
  • ¿Cómo funcionan los sistemas solares para producir agua caliente sanitaria (ACS)?
  • ¿Por qué motivo podría interesarme instalar un sistema de energía solar térmica en casa?
  • ¿Calientan las placas solares en invierno?
  • ¿Qué otros beneficios tiene instalar energía solar térmica para ACS?
  • ¿Cuánto cuesta un sistema de energía solar térmica?
  • ¿En cuánto tiempo se recupera la inversión?
  • ¿Cuánto cuesta un sistema de energía solar térmica?
  • ¿Hay ayudas o subvenciones para la instalación de estos sistemas?
  • ¿Merece la pena ejecutar la instalación si no tenemos subvención?
  • ¿Y qué ocurre de noche? ¿No tendré agua caliente?
  • ¿Calientan las placas con nubes o con lluvia?
  • ¿Y si está nublado varios días seguidos?
  • Entonces, además del sistema solar, ¿es necesario contar con un sistema convencional de apoyo?
  • ¿Y que ocurre con las heladas? ¿Pueden dañar mis paneles?
  • Me han dicho que hay unas nuevas placas de vacío que rinden mucho más que las placas de toda la vida, ¿es esto cierto?
  • Pero entonces, ¿existen distintos tipos de paneles solares térmicos?
  • ¿Es viable la instalación de colectores solares planos para ACS en cualquier vivienda?
  • ¿Estoy obligado a instalar energía solar en mi domicilio o casa?
  • Además de los paneles ¿qué equipos se utilizan en una instalación solar térmica para producción de agua caliente sanitaria?
  • ¿Puedo calentar mi piscina todo el año sólo con placas solares?
  • ¿Es viable el uso de la energía solar para calefacción?

La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento del calor solar mediante el uso de colectores o paneles solares térmicos.

Las aplicaciones más extendidas de esta tecnología son la obtención de agua caliente sanitaria (ACS), la calefacción por suelo radiante y el precalentamiento de agua para procesos industriales. Otras aplicaciones extendidas son el calentamiento de agua para piscinas cubiertas o a la intemperie y la obtención de frío para climatización.

Básicamente, un sistema solar para producción de agua caliente sanitaria se compone de un colector o panel solar y un depósito de almacenamiento de agua. El funcionamiento es bien sencillo: el agua del depósito se hace circular por el panel donde es calentada por la radiación solar que incide sobre el mismo.<

Instalando un sistema de energía solar térmica en tu casa ahorrarás dinero.

Los equipos de energía solar también calientan en invierno, ya que la energía generada no depende de la temperatura ambiente sino de la radiación solar.

Además del ahorro de combustible y por lo tanto económico, el uso de la energía solar térmica tiene las siguientes ventajas: Nos reduce en gran medida de las constantes subidas del gas y la electricidad. Permite reducir la emisión de gases productores de efecto invernadero, causantes del calentamiento global. Al reducir las emisiones de contaminantes, contribuye a una mayor limpieza del aire y a prevenir enfermedades respiratorias. Reduce la dependencia energética del estado respecto a terceros paises. Genera empleo y contribuye a dinamizar la economía. Aporta valor añadido a la vivienda, pudiendo servir de argumento de venta y mejorando nuestra imagen pública. El coste diferencial de la instalación se amortiza a medio plazo.

Lógicamente dependerá de las características del sistema y de la región en la que nos encontremos. Orientativamente una empresa especializada puede cobrar entre 1.000 y 1.500 € por m2 de panel instalado para un sistema con más de una aplicación (ACS, calefacción, piscina) y entre 900 y 1.200 €/m2 para ACS.

El periodo de recuperación de la inversión dependerá principalmente de la zona geográfica, del tamaño de la instalación y de la fuente de energía a la que estamos sustituyendo. A falta de un estudio más concreto, podemos considerar un tiempo medio de 5 años para la recuperación de la inversión. No obstante, la tendencia del precio de la electricidad y del gas es al alza por lo que los tiempos de recuperación de la inversión serán cada vez menores.

Debido a que se trata de una tecnología madura, cada vez existen menos programas de ayudas. No obstante, es posible que aún pueda optar a alguna línea de ayuda a la inversión o a la financiación. Lo mejor es preguntar a un instalador o consultar en su comunidad autónoma o en el IDAE sobre posibles líneas de ayudas.

Sí. En los últimos años los sistemas de ACS han bajado su precio considerablemente siendo hoy una tecnología económicamente competitiva sin la necesidad de subvenciones. Por otro lado, y debido a la madurez de esta tecnología, cada vez existen menos subvenciones por lo que no merece la pena aplazar la decisión a la espera de posibles ayudas.

Mediante el uso de la energía solar para la obtención de agua caliente sanitaria podemos ahorrar aproximadamente un 70% de la energía convencional que actualmente consumimos. Dicho de otra manera, podrá ahorrar 7 de cada 10 bombonas que consuma actualmente.

¡Sí claro! El agua se mantiene caliente gracias a que el depósito está aislado térmicamente. Digamos que el sistema es capaz de almacenar el calor durante la noche.

Con la lluvia se limpian las placas, con las nubes las placas calientan mucho menos que con el sol, aunque algo llegan a aportar. Lo importante en nuestro país es que de 365 días que tiene el año, más de 300 son de sol… estamos en el país del sol.

Los sistemas de ACS necesitan siempre una fuente de energía auxiliar (o de apoyo) para completar el trabajo de la energía solar, en el caso de varios días nublados tendríamos agua caliente gracias a dicha fuente auxiliar.

Los sistemas de ACS necesitan siempre una fuente de energía auxiliar (o de apoyo) para completar el trabajo de la energía solar, en el caso de varios días nublados tendríamos agua caliente gracias a dicha fuente auxiliar.

Si existe riesgo de heladas, es necesario añadir una proporción de anticongelante al fluido térmico que circula por el colector. Como anticongelante se usan productos químicos no tóxicos (habitualmente propilenglicol o etilenglicol) en una proporción tal que el fluido no se congele a una temperatura 5 ºC por debajo de la mínima temperatura histórica registrada en el lugar. Se podrá utilizar otro sistema de protección contra heladas como puede ser parar y vaciar la instalación o la recirculación forzada en el circuito colector.

Efectivamente existen colectores de tubos de vacío aunque es falso que sea una nueva tecnología. Estos colectores presentan un mejor rendimiento lo que los hace especialmente apropiados para latitudes más septentrionales o aplicaciones más exigentes como la calefacción, frío solar, industrial a temperaturas más elevadas, etc. En el caso general, podemos afirmar que para producción de ACS, la placa más aconsejable en España es el colector plano o convencional.

Sí, existen distintos tipos de captadores solares térmicos. Los más usados en aplicaciones domésticas son los captadores solares planos, los captadores con tubos de vacío y los captadores de polipropileno. La elección de uno u otro tipo de panel vendrá condicionada por la aplicación a la que se destinen, de esta manera, los captadores de polipropileno se utilizan principalmente para calentar el agua de piscinas a la intemperie. Estos colectores no tienen cubierta de vidrio y son de material plástico por lo que resulta una alternativa muy económica para aumentar la temperatura de nuestra piscina. Los captadores con tubos de vacío o “heat pipe” son más caros pero tienen un mayor rendimiento pudiendo alcanzar mayores temperaturas. Esto los hace adecuados para aplicaciones más exigentes o climas más severos. Por último, los colectores planos son los más utilizados en aplicaciones domésticas debido a su precio y a su demostrada eficacia.

No siempre. Necesitamos que los colectores puedan tener una orientación al sur. Para conseguir un aporte solar significativo, en concordancia con la inversión realizada y la eficiencia energética, no podemos colocar colectores solares planos en las vertientes norte, este u oeste. En tejados que estén significativamente desviados del sur, se puede corregir dicha desviación mediante estructuras metálicas de sujeción de los paneles. Otra posible solución para malas orientaciones, utilizando integración arquitectónica, supondría usar colectores de vacío (más caros) o calcular una configuración de paneles en serie. Podemos concluir que, si no se dispone de una buena orientación al sur, la instalación de sistemas de energía solar con colectores de placa plana puede resultar inviable.

Si tu vivienda es de nueva construcción o va a ser objeto de rehabilitación será obligatorio que cuente con un sistema de energía solar para obtención de ACS. Desde el año 2006, la normativa española (Código Técnico de la Edificación) obliga a instalar sistemas de energía solar para la obtención de ACS en todos los edificios de nueva construcción y rehabilitación de edificios existentes de cualquier uso en los que exista una demanda de agua caliente sanitaria y/o climatización de piscina cubierta. Concretamente, el Código Técnico de la Edificación (CTE), a través del documento básico HE4 “Contribución solar mínima de Agua Caliente Sanitaria”, establece un mínimo de aporte solar para producir ACS que necesariamente deberán alcanzar los edificios afectados por la norma. La norma también considera algunos supuestos en los que se puede disminuir la contribución solar mínima exigida: cuando se cubra la demanda con otras fuentes renovables, cuando las instalaciones resulten demasiado grandes o técnicamente inviables, cuando el edificio no cuente con suficiente acceso al sol o cuando existan limitaciones no subsanables. Además del CTE, muchos municipios cuentan con ordenanzas municipales relacionadas con el uso del a energía solar térmica en edificios.

Además de los paneles solares, encargados de captar el calor solar y transferirlo al fluido que circula por ellos, la instalación se compone de: Sistema de acumulación constituido por uno o varios depósitos que almacenan el agua caliente hasta que se precisa su uso. Circuito hidráulico constituido por tuberías, bombas, válvulas, etc. que se encarga de establecer el movimiento del fluido caliente hasta el sistema de acumulación desde los captadores hasta la acumulación. Sistema de intercambio que realiza la transferencia de calor captado en los paneles al agua de consumo almacenada en los depósitos de acumulación. Sistema de regulación y control que se encarga por un lado de asegurar el correcto funcionamiento del equipo para proporcionar la máxima energía solar térmica posible y, por otro, actúa como protección frente a la acción de múltiples factores como sobrecalentamientos del sistema, riesgos de congelaciones, etc. Equipo de energía convencional auxiliar (o de apoyo) que se utiliza para complementar la contribución solar suministrando la energía necesaria para cubrir la demanda prevista, garantizando la continuidad del suministro de agua caliente en los casos de escasa radiación solar o demanda superior al previsto.

No todo el año. En piscinas descubiertas y en el mejor de los casos, conseguiremos prolongar la temporada de baño desde mayo a octubre.

Sí, de hecho una de las aplicaciones más extendidas de la energía solar es el apoyo a la calefacción.

banner calculadora